TEXTOS

RC6.22 EL EMIGRANTE

Publicado el 08/09/2021.


Cuando emigras no sabes lo que te vas a encontrar al otro lado, te embarga un extraño sentimiento de aventura, añoranza y soledad. Cuando lo tienes que hacer  por obligación además solo piensas en sobrevivir, algo mejor te espera piensas.

 

Yo no era partidario de moverme, no necesito mucho para vivir, pero últimamente todo era asfixiante. Las multinacionales se habían hecho con todo el territorio útil, habían acaparado por la fuerza hasta la última gota de agua que manaba de la tierra.

 

Y el resto del país era un desierto no apto para la vida decían.

 

Las multinacionales, sobre todo las de alimentación, nos quitaron las tierras fértiles, los pozos, los manantiales, no sólo a nosotros, al resto de vida también, y llevaban la comida que se producía a Europa, para que los europeos no contaminaran sus valles, ni sus emisiones de co2 afeasen esas sociedades tan avanzadas. Aquí todo valía, contaminaron el mar y los ríos, no sólo con fertilizantes o purines también con sus empresas químicas, sus mineras que arrancaron de las entrañas de la tierra hasta el último mineral útil dejando a su paso una tierra yerma estéril.

 

Sobornaron a todas las familias que tenían poder, no llegaba nada de riqueza a la gente, todo para ellos y sus insaciables bocas de dinero corrupto. Todos los políticos tenían ya cuentas en Suiza y villas por europa donde escapar del calor y la erosión de la arena y las tormentas.

 

Muchos han muerto ya intentando cruzar, llegar a esa Europa fértil y próspera que nos restriegan todos los días por televisión. Es culpa vuestra, que sois unos vagos dicen, una raza de vagos que no quiere trabajar y por eso tenemos lo que nos merecemos.

 

Aquí ya no hay nada, solo polvo y soldados, paramilitares a sueldo del sistema para mantener a la población a raya mientras esquilman los últimos recursos del país. Yo nunca llegué a trabajar, al menos no contrato, ni tuve opción a una pensión o servicios públicos, sólo tengo mi vida y mi día a día es seguir con ella mientras algunos tienen la “suerte” de acabar en alguna plantación o en una mina bombeando las riquezas hacia occidente.

 

En fin, hoy he llegado, al fin estoy en la frontera, los pirineos, hemos pagado a un sherpa para que nos lleve por Andorra a través de un paso seguro, mucha suerte para los que os quedáis, adios.

08/09/2021
Texto con licencia CC-BY-NC escrito por Felix Moreno salvo que se indique lo contrario para www.felixmoreno.com. Esto significa que puedes copiar, corregir, traducir, radiar y publicar en tu web si lo deseas siempre que enlaces al original y mantengas la misma licencia. Textos disponibles en mis libros de papel Relatos Colapsistas. Si te ha gustado este artículo, puedes estar en contacto con nuestra comunidad en nuestro canal en Telegram. También puedes seguirnos en  en Twitter, Youtube, Patreon y en Facebook. Si compras mis libros en papel me ayudarás económicamente para seguir escribiendo, y haciendo podcasts y vídeos. Los libros los publico y vendo en AMAZON, se que no es la mejor opción pero ninguna editorial quiere publicar mis cosas. Si tienes una librería tradicional y quieres venderlos será un placer. También te los puedo enviar yo por correo, envíame un email a [email protected] para formas de pago etc o en nuestro foro de telewgram t.me/relatoscolapsistas2

 

 



Comentarios

Escribe un comentario




Introduce el siguiente texto


Relatos Peregrinos. : Relatos de mis aventuras en el Camino de Santiago y el Henro no Michi de 四国遍路, Shikoku Henro (VIAJES DE FELIX nº 1) de [Felix Moreno]
Si le gustan mis artículos y desea que siga escribiendo puede ayudarme de varias formas, por ejemplo siguiéndome en TWITTER, FACEBOOK, o en TELEGRAM. También puede hacerme una donación, con eso puedo mantener al menos los gastos de la web y también puede comprar alguno de mis libros en RELATOS COLAPSISTAS, con sus aportaciones puedo seguir escribiendo y compartiendo los artículos de forma libre con licencia Creative Commons CC-BY-NC, para que usted pueda usar o distribuir los mismos.

Gracias por leerme!