PRINCIPAL

TECNOCALIPSIS Y ESCASEZ

Publicado el 14/06/2021.


Son muchas las discusiones ya con yonkis tecnológicos y ecochatarreros que vienen a mis redes sociales a marearme con lo equivocado que estoy sobre el futuro de la tecnología. Me explican que podremos hacer nuestros propios chips sin depender de Asia en el futuro, o reparar nuestros viejos ordenadores con piezas de segunda mano. Los hay que mezclan términos como permacultura y redes wifi ciudadanas….

 

¿Sueñan los yonkis tecnológicos con ovejas cibernéticas? Jiji este podría ser también un buen título para uno de mis libros jiji. Sueñan los ecochatarreros con una sociedad en decadencia, decreciente e incluso en colapso donde felizmente se van a sus ecoaldeas y huertas con la mochila llena de routers wifi y portátiles sacados del vertedero municipal junto con un destornillador de punta de estrella del 4.

 

Con esto piensan ellos están listos para la “revolusion” tecno agraria, donde unidas por las manos y conectadas por las guifis, las aldeas de nuestros ancestros florecerán en armonía, mientras crece una hierba le envías un radiopaquete al de la aldea de al lado con una foto de lo que vas a comer ese día mientras reparas un intel i7 de cuarta generacion de 2014 con tu destornillador del kit de jovenes castores aventureros.

 

Pero las cosas no funcionan así.

 

Para empezar el tecnocalipsis empezará como siempre en los países pobres. Mientras la energía se va reduciendo a nivel global, las cosas de alta tecnología irán subiendo de precio, algo que ya está pasando, pues los ordenadores portátiles, teléfonos móviles y tablets de alta gama empiezan a tener precios parecidos a los que tenía un ordenador en los años 80 del siglo XX, ya hay de nuevo ordenadores de 2000-3000€ y móviles de precios parecidos. Todo esto no es casual, los fabricantes además de subir el precio a todo por la caída de la demanda, se centran en los productos caros como pasa con los coches que es donde pueden sacar más beneficio. Toda esta subida generalizada de la tecnología, procesadores, discos duros etc empieza a afectar primero y como siempre a los más pobres. Los países más pobres como ya explicaba en 2019 en El fin de la memoria, serán esclavos de los designios tecnológicos de los países ricos, pues estos si podrán comprar o incluso intentar fabricar alta tecnología, no así los pobres que irán quedando atrás. Un ejemplo muy claro de esto se puede ver en Cuba, donde la tecnología lleva en forma de ecochatarra y de forma subversiva debido a los embargos de EEUU. Hasta aquí todo normal en Cuba, pero cuando ha empezado a reconocerse el pico del petróleo y además con la epidemia del coronavirus las cosas se han puesto muuuucho más complicadas. De repente ya no llega ni ecochatarra, porque todo requiere de petróleo para moverse por el mundo, incluida la ecochatarra. Qué decir de todos los bienes y servicios que mundialmente empiezan a escasear.

 

Todo esto nos lleva a quien podrá pagar y quien no. Cuando decimos que el precio del plástico o de ciertas resinas han subido un 200%, lo que significa no es que han subido un 200% en todo el mundo, es que si había antes 100 de cada ahora hay 50, y se lo lleva el mejor postor, que suele ser occidente. Esta subida significa que hay alguien en alguna parte del mundo que no puede pagar estas cantidades y que por lo tanto está reduciendo su producción y consumo de forma no voluntaria. Por ejemplo, un fabricante de juguetes en un país sudamericano no podrá fabricar un coche de juguete porque alguien en España está dispuesto a pagar el doble por el mismo plástico y hacer el juguete aquí.

 

Otra cosa que no esperan los amantes de la tecnochatarra es que escasez y demanda llevan a la pillería. Es decir, en un mundo donde por ejemplo ya no se fabriquen tantos paneles solares, quien tenga uno pues deberá defenderlo con uñas y dientes para que no se lo quite el vecino porque en el sistema no van a entrar más unidades y es una especie de suma cero pero donde cada vez hay menos unidades que se van deteriorando y robando. Esto pasa por ejemplo en un campamento de refugiados donde quien tiene un panel solar pues debe de defenderlo con uñas y dientes, o en cualquier instalación solar actual donde necesitan vigilancia las 24 horas generando un aumento de los costes y disminución de los beneficios como diría Pedro Prieto en sus estudios. Pues bien, según la tecnología vaya faltando si llegase el momento en que es demasiado cara o escasa, la pillería convertiría un ordenador en algo parecido a un collar de perlas o de oro…. algo robable y que debe de protegerse con el consiguiente coste existencial. En China en 2021 robaban cibercafés para quitarles las tarjetas gráficas y discos duros para minar criptomonedas y aparecían barcos cargados de tarjetas gráficas surcando los mares de China con destinos desconocidos.

 

Cuba por desgracia usada a menudo como ejemplo de país en colapso debido entre otras cosas al embargo de EEUU también nos sirve para ver y entender cómo un país con dificultades para acceder a la tecnología se va apagando, como pasó también a la Unión Soviética en los 80 donde su industria tecnológica iba dejando al país atrás respecto a occidente hasta su colapso.

 

También muchos piensan que el mundo está lleno de ordenadores funcionales esperándolos en el cash converter. Cualquier aficionado que desee hoy montarse un ordenador de los años 80 o 90 se dará cuenta rápido de que ya no hay piezas en ningún sitio y tendrá que comprar cada parte de su ordenador retro en diferentes rincones del planeta y que le lleguen a casa en fascículos coleccionables untados de combustibles fósiles. Podemos pensar que todo el mundo tiene un móvil viejo o un ordenador viejo por ahi, pero la realidad es que la tasa de reemplazo superaría en pocos meses o años el recauchute de viejo hardware pues además la alta tecnología tiene mal arreglo, más aun este siglo 21 donde las memorias son de estado sólido y su vida útil limitada junto con sus baterías también limitadas. Además ya casi todo es un SoC o System on a Chip con lo que ya cada vez es más difícil reparar algo reemplazando piezas, ya ni te cuento reparar un chip algo imposible.


Por todo esto, el tecnocalipsis está siempre a la vuelta de la esquina, esperando una guerra en los mares de China, unas revueltas o una tormenta de nieve en EEUU o una epidemia. Y además la cuenta atrás energética mundial que va a ir apagando cosas que damos por sentadas en nuestras sociedades poco a poco. Salvo deus ex machina tecnológico todo eso será inevitable, pero no esperéis que os dé una fecha concreta, pues no depende de mi saber o calcular la energía real de la que dispone el mundo ahora mismo, cada país dice una cosa, cada empresa, y cada reserva pueden ser ciertas o no, pero es tan sencillo como que nos fundimos al año 100 millones de años de producción solar en forma de combustibles fósiles, con lo que tarde o temprano tocará echar cuentas, estad atentos a esta década (2020-2030) la década WTF pues será una de las más interesantes de la historia de la humanidad.

14/06/2021
Texto con licencia CC-BY-NC escrito por Felix Moreno para www.felixmoreno.com. Esto significa que puedes copiar, corregir, traducir, radiar y publicar en tu web si lo deseas siempre que enlaces al original y mantengas la misma licencia. Textos disponibles en mis libros de papel Relatos Colapsistas. Si te ha gustado este artículo, puedes estar en contacto con nuestra comunidad en nuestro canal en Telegram. También puedes seguirnos en  en Twitter, Youtube, Patreon y en Facebook. Si compras mis libros en papel me ayudarás económicamente para seguir escribiendo, y haciendo podcasts y vídeos. Los libros los publico y vendo en AMAZON, se que no es la mejor opción pero ninguna editorial quiere publicar mis cosas. Si tienes una librería tradicional y quieres venderlos será un placer.

 

 



Comentarios

Escribe un comentario




Introduce el siguiente texto


Relatos Peregrinos. : Relatos de mis aventuras en el Camino de Santiago y el Henro no Michi de 四国遍路, Shikoku Henro (VIAJES DE FELIX nº 1) de [Felix Moreno]
Si le gustan mis artículos y desea que siga escribiendo puede ayudarme de varias formas, por ejemplo siguiéndome en TWITTER, FACEBOOK, o en TELEGRAM. También puede hacerme una donación, con eso puedo mantener al menos los gastos de la web y también puede comprar alguno de mis libros en RELATOS COLAPSISTAS, con sus aportaciones puedo seguir escribiendo y compartiendo los artículos de forma libre con licencia Creative Commons CC-BY-NC, para que usted pueda usar o distribuir los mismos.

Gracias por leerme!