PRINCIPAL

RC5.1 EL OCIO DECRECENTISTA

Publicado el 20/07/2020.


1. EL OCIO DECRECENTISTA

Hoy voy a escribir sobre algo positivo: voy a hablar del futuro en plan positivo, voy a contaros cómo podría ser el futuro del ocio en un mundo decrecentista, es decir, mis propuestas de cosas que se pueden hacer en un mundo sin ordenadores, móviles, internet, consolas, etc. ¿Por qué? Bueno, primero porque quiero empezar ya a hablar del futuro decrecentista, a diseñar el futuro para que después de leer todos mis artículos veas que hay esperanza. No soy muy fan de la esperanza, porque puede cegarte, pero sí de que se puede crear una sociedad alternativa, mucho más sencilla, sin renunciar a ser feliz o a pasarlo bien.

Como siempre, echaremos un vistazo al pasado, analizaremos qué se hacía antes y veremos con qué podemos quedarnos de ese pasado no tan lejano, de tiempo libre en invierno y ocio veraniego. También deberíamos dejar de hacer muchas brutalidades que se hacían y que es mejor no recuperar, como todo tipo de maltrato animal por placer, toros, cabra desde campanario, pollos colgados de una cuerda etc, uff menudo pasado más triste de tipos de ocio de algunas culturas, y pueblos.

EL PASADO

El pasado del entretenimiento no tan lejano, es lo que se ha hecho toda la vida en los pueblos agrícolas.

Imagen de Patrick JL Laso en Pixabay.

Cartas, la baraja española es el amigo de los habitantes de los pueblos y no tan pueblos en los momentos de ocio. Cuando vemos a las personas mayores jugando en los bares, aunque ahora lo hacen en las residencias, con sus tapetes profesionales gastados por el uso de la baraja... no vemos más que la forma de pasar los entretiempos, sobre todo los fríos inviernos, donde el bar del pueblo era el centro de reunión y donde todos pasaban las horas esperando a que llegase la primavera, bebiendo vino y jugando a las cartas. Éste ha sido, en España, uno de los grandes ejes del entretenimiento y, gracias a las cartas y la variedad de juegos posibles, ha convertido las tardes y noches en un momento de reunión y fraternidad desde hace décadas, sino siglos. Yo he tenido de pequeño mucho contacto con este tipo de juegos, supongo que por veranear en un pueblo de Burgos muchos años y tener contacto con los abuelos de esos pueblos, incluida mi abuela, que pasaban mucho tiempo jugando a las cartas: el julepe, el cinquillo, un solitario... y que también ofrecían juegos más modernos, inventados por millennials, como el mentiroso o incluso lo que muchos conocen como UNO, pero que yo creo que es una copia de juegos de cartas de niños españoles.

Petanca, un juego muy común en España y Francia para días de buen tiempo y que también practica ahora la gente mayor.

Chapas, usar las chapas de las bebidas para jugar es algo muy del siglo XX, hacer equipaciones de fútbol o de ciclismo y hacer circuitos o estadios donde jugar de mil maneras era algo que entretenía a niños y niñas de todas las edades.

Canicas, otro clásico de los juegos pre tecnología donde podías jugar de diferentes formas, con un hoyo en el suelo, o simplemente a golpear las canicas de los demás, que para quien no sepa que es una canica es una bola de barro o cristal duras y del tamaño entre una uña y dos o tres veces la misma.

Costura, la costura es un universo aparte, hay tantos tipos y formas que cada uno de ellos requiere de años de aprendizaje: macramé, punto de cruz, ganchillo, encaje de bolillos... son diferentes artes que nuestras madres y abuelas dominaban y que usaban, también, para, primero, producir paños y, por otro lado, para compadrear con otras mujeres mientras los maridos estaban en el bar. No tiene por qué en el futuro ser de nuevo una cosa de mujeres, sino que puede ser un arte para todos.

Cocina, cocinar más allá de algo para sobrevivir es todo un arte que en países como España, Italia o Japón, entretiene y hace disfrutar de la vida a muchísimas personas. Por otro lado, la generación de comida variada, usando recetas de todo el mundo, no es algo especialmente complicado, salvo algunos ingredientes exóticos. Es más el ingenio y la capacidad de los cocineros, que en este siglo ha abierto las puertas de todos los universos gastronómicos mundiales. La cocina es tan variopinta que también puede incluir hacer conservas, salazones, fabricación de aceites, bebidas alcohólicas… en fin, otro mundo inabarcable.

Manualidades, recortables, marquetería, bricolaje, etc. son cosas que se han hecho siempre y que hacen que el manitas, ya sea niño o adulto, tenga una vida plena y entretenida. Y abren muchas puertas en el mercado laboral.

Deporte, baloncesto, fútbol, ciclismo, tenis, correr, escalar... todo esto siempre ha entretenido a la muchachada, todavía recuerdo esos mini-campeonatos en las fiestas del pueblo con carreras populares y subidas al cerro en bicicleta. Esto seguirá existiendo y convivirá con deportes más modernos como orientación, etc. Así pasé yo muchos veranos entre los pueblos de Burgos y Alicante.

Teatrillos, tener a la gente haciendo un teatro, preparando el vestuario, los papeles... es algo que ha entretenido a mucha gente en muchos pueblos y que, actualmente, se sigue haciendo.

Fiestas de pueblo, a día de hoy, se han convertido en algo caduco y feo para muchos, pues, además, son todo un negocio para mucha gente. Realmente, no eran más que el momento de desconectar del trabajo en temporadas de descanso según los ciclos de la agricultura, normalmente, después de las cosechas. Solía ser el momento en el que la gente se emborrachaba y ligaba, je, je. A mí no es que me apasione todo esto, me parece una forma muy cutre de encontrar pareja, pero, desde luego, ha sido muy efectiva.

Lecturas, formación, el uso de libros como forma de ocio, literatura de todo tipo y textos formativos impresos en papel.

Música. Cómo no, la música, uno de los mayores entretenimientos en todo el mundo sin necesidad de tener alta tecnología, pues los instrumentos de toda la vida sólo necesitan de nuestra energía para funcionar y de unas manufacturas que, aunque delicadas, son low tech. Las bandas de música han sido y son formas de entretenimiento comunal, ya sea en cualquier pueblo de España con sus bandas municipales o sus charangas, en Estados Unidos, Japón o como la de la foto en Stellenbosch, Sudáfrica, donde podemos ver a la Pacific Brass Band compartiendo su arte en las calles de Wellington.

Photo courtesy of the Pacific Brass Band, Wellington, South Africa.

La música, no la comercial que hacen empresas para ponerle copyright y venderla, sino la de verdad, la que apetece tocar solo o con más gente por el placer de llenar el aire de vibraciones que produzcan emociones, es una de las formas más bonitas, pienso yo, de ocio, ahora y en el futuro decrecentista, por lo que se debería apostar por ella fuertemente desde cualquier iniciativa de cambio. Cuando fui concejal de mi pueblo, intenté crear una escuela de música oficial y promover la formación musical desde colegios e institutos y que todos los niños tuviesen la posibilidad de probar un instrumento para crear una masa crítica de músicos que puedan disfrutar de este tipo de ocio de mayores.

COSAS QUE NO ME GUSTAN, PERO QUE ESTÁN AHÍ…

Caza, es algo que no me gusta nada, pero, desde luego, ha sido una forma de entretenimiento toda la vida y que, además, daba un extra de alimentos.

Alcohol y drogas… por desgracia, esto siempre está ahí en todas las culturas… yo no soy muy partidario de este tipo de entretenimiento, pero tenía que estar en la lista como producto que se ha consumido y se consume. Yo prefiero pensar en sociedades donde la gente no necesite evadirse de su realidad, pero el hombre es el lobo del hombre.

PRESENTE

Juegos de mesa y cartas, algo que empezó a crearse en el siglo XX y que este siglo XXI ha explotado. Hay decenas de miles de tipos de juegos de mesa, que requieren para su fabricación imprentas sencillas y que son fácilmente reproducibles con tecnología low-tech. Hay decenas de miles de opciones para encontrar tu juego de mesa, de cartas que te hacen vivir el presente y el futuro sin ordenadores.

Escape Rooms, es un tipo de juego donde tienes que escapar de una habitación usando tu ingenio. Cualquier manitas puede crear un Escape Room usando su imaginación.

Juegos de rol, algo que también fue novedoso en el siglo XX y usando tu imaginación puedes pasar increíbles aventuras sin ordenadores.

Nuevos deportes como escalada, alpinismo, orientación, ___________, ponga aquí cualquier nueva cosa inventada últimamente… Obviamente, cuanto más sencillo sea el equipo necesario, más practicable será en un futuro sin acceso a materiales y tecnologías complejas, más allá de herreros y cosas así o fábricas cercanas de metal.

FUTURO

Todas las cosas que he dicho pueden recuperar importancia en el futuro. Lo que sí podríamos perder es lo que entretiene ahora mismo a casi toda la población, pero que realmente es algo muy nuevo: la tecnología digital.

Internet, móviles, ordenadores, cine y series, juegos de ordenador… son muchas cosas que en 20 años han acabado convirtiéndose en el entretenimiento de casi todos los occidentales, pero que, por desgracia, en el futuro podrían ser poco accesibles. Tal vez volvamos a los cines comunales donde se proyectan películas todas las semanas. Hasta el pueblo más pequeño en España tenía cine a mediados del siglo XX, donde la gente se reunía para ver películas en celuloide. Yo llegué a ver en el pueblo de Burgos películas a 100 pesetas, un pueblo de 2.000 habitantes. Era la última sala que quedaba en el pueblo. He escrito un libro sobre el futuro de la informática y la tecnología, donde explico los motivos por los que pienso que todo esto se acabará, se llama Peak Memory Peak Computing y lo puedes adquirir aquí:

 www.relatoscolapsistas.com.

Como veis, ¡será por cosas low-tech para hacer! Seguro que se me han olvidado muchísimas cosas. Como siempre, son artículos abiertos: dime las cosas que crees que se me han olvidado y las añadimos al artículo ([email protected]). Gracias a Senda Silvestre por sus sugerencias, que, como siempre, enriquecen estos artículos, y por traducirlo al inglés y a Neels Theron por recordarme que se me olvidó una de las actividades más interesantes decrecentistas como es la música.

20/07/2020
Texto con licencia CC-BY-NC-SA escrito por Felix Moreno salvo que se indique lo contrario para www.felixmoreno.com. Esto significa que puedes copiar, corregir, traducir, radiar y publicar en tu web si lo deseas siempre que enlaces al original y mantengas la misma licencia DE USO NO COMERCIAL. Textos disponibles en mis libros de papel Relatos Colapsistas. Si te ha gustado este artículo, puedes estar en contacto con nuestra comunidad en nuestro canal en Telegram. También puedes seguirnos en  en Twitter, Twitch, Youtube, Patreon y en Facebook. Si compras mis libros en papel me ayudarás económicamente para seguir escribiendo, haciendo podcasts y vídeos. Los libros los publico y vendo en AMAZON, se que no es la mejor opción pero ninguna editorial quiere publicar mis cosas. Si tienes una librería tradicional y quieres venderlos será un placer. También te los puedo enviar yo por correo, envíame un email a [email protected] para formas de pago etc

 

 



Comentarios
Comentario por Senda Silvestre a
24/07/2020 14:00:37
A mí la cosa que más me anima (no será por casualidad), es la jardinería. Los tiempos duros que vienen pueden que nos cambien la perspectiva, ya que la agricultura será actividad obligatoria para todxs. Pero yo pienso que el cultivo de las flores, las crasas, o inclusive un jardín formal francés con diseños tan simétricos y clásicos, además del arte topiario, añadiría un toque agradable a nuestros campos. Si queremos algo más útil, pensamos en los inglés con sus kitchen gardens, pequeños huertos ordenaditos y aromáticos al lado de la casa donde se cultivan hierbas de cocina. Entre manualidades añadiría el tejer, el cual es aun más divertido si lo haces desde cero, con hilo de lana de tus propias abejas (una cosa que me enseñó mi propia madre). Me interesaría aprender además como teñir la lana utilizando tintas de plantas naturales de nuestro entorno. Fuera de eso, recuperar antiguos conocimientos culinarios será necesario y al inicio podría integrar el bricolaje en la gastronomía, como p.e. la producción de aceites con pequeños molinos manuales o de cidras con prensas artesanales.

Escribe un comentario




Introduce el siguiente texto


Relatos Peregrinos. : Relatos de mis aventuras en el Camino de Santiago y el Henro no Michi de 四国遍路, Shikoku Henro (VIAJES DE FELIX nº 1) de [Felix Moreno] RELATOS COLAPSISTAS 6
Si le gustan mis artículos y desea que siga escribiendo puede ayudarme de varias formas, por ejemplo siguiéndome en TWITTER, FACEBOOK, o en TELEGRAM. También puede hacerme una donación, con eso puedo mantener al menos los gastos de la web y también puede comprar alguno de mis libros en RELATOS COLAPSISTAS, con sus aportaciones puedo seguir escribiendo y compartiendo los artículos.

Gracias por leerme!